Refiriéndonos brevemente a la historia moderna y conjunta del territorio hasta el año 1803 los municipios ahora burgaleses y parte de los sorianos, pertenecían a la delimitación anterior de BURGOS. En 1803, la Ley de Hacienda asignó a todos estos municipios a SORIA. Con la delimitación provincial de 1833, de Javier de Burgos, se volvió a realizar otra asignación de municipios, pasando parte de ellos a Burgos (los que actualmente pertenecen a esta provincia) y quedando otros en Soria. Como se ve, a lo largo no solo de la historia anterior sino en la moderna, los límites provinciales de esta comarca, fueron caprichosos y volubles.

La comarca de Pinares El Valle geográficamente se extiende en torno de las Sierras de Neila, La Demanda, Urbión y Cebollera, en el Sistema Ibérico entre las provincias de Burgos y Soria.

El espacio está surcado por el “Padre Duero” que tiene su nacimiento en esta tierra en los Picos de Urbión, alimentándose en sus primeros pasos de las aguas que le aportan lugares tan emblemáticos y poéticos como la Laguna Negra o el Valle del Razón.

Es un territorio de una belleza natural, con robledales, hayedos, sabinares, ríos, prados y dehesas y dominando todo un mar de pinos silvestres y cumbres nevadas repletas de lagunas negras y heladas.

Sus dieciséis mil habitantes se agrupan en 32 municipios, caracterizados por ser un permanente ejemplo de arquitectura popular; piedra natural y madera de los propios montes, conforman una línea constructiva que se inicia en sus grandes portalones herencia de trashumancias y cabaña de carreteros, rematada por las grandes chimeneas pinariegas.

La superficie orográfica comprendida en los 32 términos municipales, supone 1.588,2 kilómetros cuadrados, los cuales se caracterizan por estar situados en su totalidad por encima de los 1.000 metros de altitud, alcanzando en sus puntos mas elevados Picos de Urbión y Cebollera los 2.228 y 2.142 metros respectivamente.

Has.

%

SUPERFICIE TOTAL

158.820

SAU (Superficie Agraria Útil)

11.197

7,05

Superficie desfavorecida

158.820

100

Superficie con protección ambiental

93.119

58,63

Con respecto al uso del suelo, de toda la superficie de la comarca, poco más de 11 mil hectáreas se dedican a actividades que entran dentro del concepto de Superficie Agraria Util; la gran mayoría, 96 mil hectáreas son forestales, con otras 24.000 de prados y praderas, lo que denota la vocación forestal y en menor medida ganadera de la comarca. El 100 % los municipios, tiene más superficie forestal que Agraria.

Toda la comarca se encuentra catalogada como zona desfavorecida de montaña. En el Plan Forestal de Castilla y León se enmarca en dos zonas: Forestal de Montaña con Gestión Desarrollada y Forestal de Montaña ganadero.

Característica común a la zona de pinares, es el sistema de propiedad de los montes, en sus variantes de montes comunales, vecinales, municipales, y sobre todo el sistema de reparto de los ingresos producidos que repercute en el propietario, “el vecino”, que los administra a través de su ayuntamiento y en muchos casos a través de las Juntas Vecinales. Esto explica la poca actividad de los incendios forestales, ya que son los propios vecinos “propietarios” los que cuidan de la integridad de sus montes.

El clima de la comarca es homogéneo. Con una altitud entre los 1.000 metros y los 2.300 en sus cumbres, unida a su especial situación, propician un clima de veranos cálidos y secos con temperaturas agradables, primaveras resplandecientes y otoños de espectacular colorido y riqueza micológica; los inviernos invitan al paseo, al disfrute de deportes de nieve y a la inspiración de los poetas. Las temperaturas medias anuales oscilan entre los 8 y 9 grados. Las medias del mes más frío, enero ó diciembre, no alcanzan los 2º, y las del mes más cálido, julio, oscilan entre los 17,8º y los 19,2º.

Toda la red hidrográfica de la Comarca pertenece a la Cuenca Hidrográfica del Duero, excepto la de los Municipios de Montenegro de Cameros y Neila, que se integran en la del Ebro, ya que son los municipios que se encuentran el la parte norte de las sierras que conforman la comarca. Tanto el DUERO como el ARLANZA, es decir los 2 ríos principales de la cabecera cuenca hidrográfica, nacen en el territorio.

En una tierra donde los elementos del patrimonio histórico no tienen la monumentalidad de otras comarcas bañadas por el Duero, cabe destacar la abundancia de recursos históricos como yacimientos arqueológicos en los que se pueden encontrar restos desde el paleolítico hasta el mundo visigodo; el mundo funerario del medievo cristiano con necrópolis del siglo VIII hasta el siglo XV y una variedad de edificios histórico-artísticos catalogados donde se incluyen castros, castillos, iglesias románicas y góticas, ermitas, edificios civiles, además de obras de infraestructura como puentes romanos, etc,…

Entre toda esta variedad destacaremos las Icnitas de Almarza y Regumiel de la Sierra, las pinturas rupestres en el entorno del Embalse de la Cuerda del Pozo, el Dolmen de Almarza, los yacimientos arqueológicos del paleolítico hasta la edad del bronce de El Royo-El Valle, los castros de esta misma zona, los puentes romanos de Espejo de Tera y Vinuesa, necrópolis rupestres de los siglos VIII-XI, especialmente las de Revenga y Cuyacabras; castillos o los restos de su antigua importancia y esplendor los encontraremos en Cabrejas del Pinar y San Leonardo, y especialmente la Casa Fuerte de San Gregorio en Almarza y la Iglesia Románica de los Siglos XI-XII de San Miguel en Neila, como ejemplos de arquitectura civil y religiosa.

Algunas de las fiestas y tradiciones más representativas son:

  • La pingada del “mayo” es uno de los ritos más característicos de la primavera, de origen discutido asociado a la prehistoria o a la religiosidad de los celtas, ha supervivido a lo largo de los tiempos prácticamente en la totalidad de los pueblos de esta tierra.

  • La “Barrosa” de Abejar se celebra el martes de Carnaval y su origen puede tener relación con la simulación de toros de las Calendas de enero de los siglos IV y V y con el “taurobolio” como rito de iniciación.

  • En el “Paloteo”de San Leonardo, en las Candelas y San Blas, se entrechocan “palitroques” y “coberteras” en danzas de origen celtibérico de matiz guerrero, así como en el “Paloteo” de Casarejos, por San Idelfonso, el 23 de enero.

  • La “Pinochada” de Vinuesa, declarada de Interés Turístico, se conmemora el 16 de agosto. Según explicación tradicional, una disputa entre Vinuesa y su vecina Covaleda, por la Virgen del Pino o por el mismo pinar, donde venció la primera gracias a la ayuda de las mujeres.

  • Las romerías, entre las que destacamos, la de Nuestra Señora de Revenga el último domingo de mayo, la de la Virgen de Santos Nuevos, el primer domingo de julio en Almarza, y la de la Virgen del Castillo, el segundo domingo de julio en El Royo.

  • El juego de pelota a mano es también un deporte enraizado y mantenido en nuestra comarca.

La gastronomía en Pinares y El Valle se basa en la cocina rural tradicional, típicamente castellana, que utiliza productos locales de calidad como las carnes de cordero y ternera, la caza, los embutidos, la trucha y los hongos, trufas y setas. A estos productos se han añadido últimamente los derivados del pato, especialmente el “foi” elaborado artesanalmente en la comarca y de exquisita calidad.


Los platos tradicionales son las migas pastoriles, el ajo carretero, la caldereta y los escabechados; en la actualidad ha surgido un tipo de restauración innovadora con mayor incidencia en Navaleno y Vinuesa, basada en los productos antes mencionados pero haciendo hincapié en nuevas elaboraciones a base de hongos, setas, trufas, caza y foi que está cobrando merecido reconocimiento.


Los establecimientos de restauración han sufrido en los últimos años un importante proceso de ampliación y modernización que ha dado lugar a una amplia y excelente oferta extendida a la totalidad de la comarca, llegando a conseguir estrella Michelín.

La producción de objetos artesanos ha sufrido una merma considerable en esta comarca a lo largo de las últimas décadas, aunque quedan algunos valiosos activos además de numerosos ebanistas y carpinteros que realizan trabajos artesanos por encargo.

Entre los activos señalaremos la fabricación de juguetes de madera en Quintanar de la Sierra, el trabajo de cantería, talla de piedra y forja de hierro en Covaleda, bisutería en Vinuesa y talla de madera y mueble artesano por encargo en Sotillo del Rincón.

Si incluimos la elaboración artesana de alimentos, nos encontraremos con verdaderas joyas, como la miel de biércol en Sotillo del Rincón, los embutidos artesanos de El Valle, las trufas negras y las conservas de setas y hongos de Abejar, Navaleno y Cabrejas del Pinar, los “foi-grass”, patés y productos derivados del pato de Abejar y las pastas, sobadillos, roscas y tortas de los artesanos panaderos de pinares y el valle.

Especial atención merece la elaboración casera de embutidos en toda la comarca, aprovechando el excepcional clima para su curación, así como la cecina, especialmente en la zona de pinares de Burgos.

Dentro de esta comarca se encuentran los espacios naturales de la Sierra de la Demanda, de Urbión (con la Sierra Cebollera), de la Sierra de Cabrejas y la cabecera del Cañón del Río Lobos. Toda la Comarca es Zona de Especial Protección de Aves, Lugar de Interés Comunitario y se encuentra englobada en la Red Natura 2000 de la U.E.. Como áreas de interés valioso señalamos las cabeceras del Duero, Arlanza, Revinuesa y Razón, las lagunas de Neila, la Laguna Negra en Vinuesa, embalse de la Cuerda del Pozo, el bosque relicto de pinus uncinata de la Laguna Verde en la Sierra del Castillo de Vinuesa, la Sierra de Cebollera con su laguna glaciar, el Valle del Razón con el hayedo de la Sierra del Portillo de Pinochos, el acebal de Garagüeta en Gallinero (Almarza) y el Monumento Natural de la Fuentona y sabinar de la Sierra de Cabrejas.

En arquitectura popular, tenemos los conjuntos rurales de interés de Derroñadas (El Royo), Molinos de Duero y Vinuesa, las casas solariegas de Cidones, El Royo, Salduero y El Valle, las construcciones pinariegas típicas de Regumiel de la Sierra, Neila, Canicosa y Palacios de la Sierra y ejemplares únicos como la Casa Fuerte de San Gregorio en Cubo de la Sierra (Almarza), el Palacio de los Marqueses de Vadillo en Tera (Almarza), el Palacio de los Hurtado de Mendoza en Hinojosa (El Royo), la casa de los Ramos, Palacio de Viñuela, la Casa de los Leones y la casa de Pedro Neyla en Vinuesa y el Ayuntamiento de Molinos de Duero.

Demografía (referencia de los datos año 2015)

  • Ruralidad: 100% de la población en municipios de menos de 5.000 habitantes.

  • Urbanización: 0% de la población en municipios de más de 5.000 habitantes.

  • Otros índices:

    • Índice de ruralización: 30,10 %

    • Tasa de masculinidad: 53,10 %

    • Tasa de dependencia: 67,94 %

    • Coeficiente de sustitución 27,94 %

  • De 1.035 extranjeros, 756 son europeos (751 UE), 5 extracomunitarios y 279 no europeos.

  • Tasa de inmigrantes (extranjeros fuera de UE): 1,8 %

  • Tasa extranjeros: 6,5 %

  • La inmigración ha retrocedido algo más de 2 puntos respecto a la que había en 2006. La emigración al extranjero de los 1.609 habitantes que ha perdido la comarca, no está cuantificada, aunque sí ha tenido bastante incidencia en la población de 20 a 34 años.

  • Tasa de envejecimiento: 31,61 %.

Sobre la dispersión de la población, ningún municipio alcanza los 2.500 habitantes y sólo uno llega a 2.000. Sólo un municipio está a menos de 30 minutos de una capital de provincia y varios de ellos se encuentran a 60 minutos. Se puede asignar un grado de dispersión del 99,9 %

Con respecto a la caracterización económica, según datos 2015, la renta per cápita es de aproximadamente 13.177,40 €, no se disponen datos concretos, pero se puede derivar fácilmente de la media que establece el Plan de Desarrollo Rural Sostenible 2010-2014 de Castilla y León para Soria Norte de 13.164,91€ y Burgos Sureste 13.189,90€.

Población

Total

Población

Activa

%

Ocupación Total

Agricultura

%

Industria

%

Const.

%

Serv.

%

Otros

15.778

9.395

59,54

2.546

186

7,30

253

9,94

111

4,36

1,996

78,40

6.849

Nota: el empleo en industria, uno de los pilares de la zona, está en mínimos, debido a la crisis de puertas y madera en general.

Ocupación por edades:

Población

Total

Población

Activa

%

Ocupación Total

16/24

%

25/34

%

35/44

%

45/54

%

%

15.778

9.395

59,54

2.546

513

20,16

788

30,96

651

25,56

423

16,62

171

6,70

Nota: se observa el bajo nivel de empleo juvenil y el de mayores de 54, ya que estos han sido los perjudicados por la crisis de madera y mueble.

Ocupación por sexos:

Población

Total

Población

Activa

%

Ocupación Total

Hombres

%

Mujeres

%

15.778

9.395

59,54

2.546

1.460

57,34

1.086

42,66

Nota: se observa la diferencia cualitativa entre mujeres y hombres.

Diagnóstico de la comarca según la Estrategia de Desarrollo Local participativa elaborada en 2015 bajo la coordinación de Asopiva:

Situación

Potencialidades de desarrollo

Estrangulamientos

-Tasa de paro muy elevada en los últimos años.

-Densidad de población muy baja (-10%)

-Envejecimiento de la población

-Masculinización del mundo rural.

-Desequilibrios de población entre municipios situados en la zona noroeste y norte (pinares altos) con pinares bajos y el valle.

-Telecomunicaciones inexistentes o muy deficientes; banda ancha poco extendida.

-Producción forestal limitada prácticamente al “pino soria”

-Agricultura prácticamente inexistente salvo en municipios de la periferia de la comarca.

-Ganadería extensiva semi-desarrollada con manejos tradicionales.

-Vías de comunicación externas y entre núcleos rurales de la Comarca, cualitativamente aceptables y cuantitativamente insuficientes.

-Carencia de infraestructuras y servicios básicos en los núcleos rurales más pequeños.

-Reducida conciencia de la necesidad de asociación en la población de Pinares-El Valle.

-Estructura municipal sin dependencia de un núcleo, con núcleos intermedios de más de 500 habitantes de potencial industrial medianamente desarrollado y sostenibles.

-Acceso a “suerte de pinos” como clave del mantenimiento de la población.

-Toda la comarca es un espacio natural de indudable valor medioambiental, susceptible de un aprovechamiento integral en actividades económicas distintas a las tradicionales, dentro de una estrategia de desarrollo sostenible (recursos forestales, caza, pesca y actividades de ocio)

-Excelente producción de variedades micológicas y frutos del bosque susceptibles de un mejor aprovechamiento, transformación y comercialización.

-Adaptación natural a producciones de agricultura y especialmente ganadería ecológicas.

-Existencia de producciones alimentarias de gran tradición, calidad y singularidad.

-Existencia de una diversificación de actividades y tejido industrial aceptable en algunos municipios con posibilidades de incorporación de jóvenes y mujeres.

-Existencia de fuerte cultura de cooperativismo de trabajo asociado en especial en industrias de transformación de la madera.

-Disponibilidad de una red de alojamiento turístico aceptable.

-Posibilidades de turismo de calidad relacionado con medio ambiente y patrimonio natural.

-Deficiencias y carencias de servicios básicos especialmente en pequeños municipios que dificultan el mantenimiento de la población.

-Cultura forestal conservacionista poco dada a la introducción de nuevos PLANTEAMIENTOS.

-Cultura agrícola y ganadera poco permeable a nuevas prácticas.

-Poca dinamización de la población.

-Dificultades para el desarrollo urbanístico de los pueblos por la carencia de terrenos.

-Carestía de la vivienda y especialmente el suelo, lo que dificulta la independencia de los jóvenes.

-Escaso grado de incorporación de la mujer al trabajo.

-Carencia de servicios a la mujer y a la tercera edad.

-Dificultades puntuales en algunos sectores básicos como el Mueble.

-Falta de asociacionismo de mujeres y jóvenes, lo que dificulta la implantación de la EDL y el proceso participativo para su elaboración.