HISTORIA

Covaleda remonta sus orígenes a la Edad del Bronce, los primeros duendes y  algunos restos y huellas de la existencia de seres humanos en la zona se encontraron en el paraje del Paso de los Arrieros, donde está el Muro Ciblópeo, y en el Paraje del Becedo, donde aparecieron varias “Hachas de Apéndice y Talón” de la Edad de Bronce que se encuentran en la actualidad en el Museo Numantino de Soria.

En Covaleda nos habitaron las tribus celtíberas de pelendones y duracos, a las cuales se enfrentaron, y no siempre con éxito, los conquistadores romanos que trajeron con ellos sus construcciones, muestra de una de ellas son los tramos  de la Calzada Romana que pasaba por estas tierras, cerca del paraje del Pozo de San Millán y cerca del Raso de la Tajas.

En Covaleda también encontramos restos de la Alta Edad Media s. VIII al X, como las Tumbas Antropomórficas del Pozo San Millán y de la Cuerda de los Morales.

Y río arriba,  se encuentra el Puente de Santo Domingo, puente de estilo románico, construido al comienzo de la Edad Media y declarado Bien De Interés Cultural (BIC).

El nombre de Covaleda es su epigrafía antigua, empieza a aparecer en las Crónicas de Fernán González, cuando los covaledenses le ayudaron a vencer a los moros en la batalla del día 16 de junio de 929, festividad de San Quirico y Santa Julita. La siguiente mención es en el año 1260 cuando el Rey Alfonso X, concede la Carta Puebla, reconociendo el  privilegio de propiedad comunal del monte a sus habitantes y ratificada por los reyes Juan I hasta Felipe II. En las Crónicas que escribiera Gonzalo de Ayora, cuenta que los covaledenses se lanzaron a repoblar Ávila y ayudaron a construir sus murallas allá por el s. XI. Los covaledenses pertenecían a la Hermandad de Carreteros de Burgos- Soria,  y se dedicaban a llevar  y traer las mercancías por toda España.

 

ACTUALIDAD

Covaleda está situada  en la vertiente noroeste de la provincia de Soria, a 48 Km. de la capital, y a una altitud de 1.213 m., en plena Comarca Natural de Pinares, en la denominada Zona Verde, y el mayor pinar de Europa. Éste es mi hogar, entre la Sierra de Urbión y la Sierra de Resomo, a los pies del río Duero. Muy cerca están mis vecinos de Salduero, Molinos de Duero, Vinuesa o Duruelo de la Sierra.

La altura sobre el nivel del mar es de 1.214 metros correspondiendo la cota más alta al Pico de Urbión, con 2.229 metros de altitud, así que si vienes a disfrutar de nuestros parajes ya sea verano o invierno trae contigo una chaqueta ¡hace fresquito!. Los veranos son muy cálidos y por el día llegamos a los 35 grados para disfrutar de las lagunas y los pantanos pero por la noche… ¡se duerme de maravilla!.

La gran densidad de vegetación  y la diversidad natural y cultural así como la riqueza de la flora y la fauna, han logrado que esta zona se incluya en el Espacio Natural Protegido Sierra de Urbión, en la Reserva Regional de Caza del Urbión.  Además está dentro de un  Lugar de Interés Comunitario (LIC) y zona ZEPAS.

Situado en la provincia de Soria con inviernos nevados y veranos cálidos llenos de luz para que los visitantes disfruten de un inmenso pinar, de la flora y la fauna silvestre que en él se encuentran.

Ríos, fuentes, lagos, bosques, pinares, rincones mágicos, hongos, setas y parajes naturales para desconectar te esperan en esta tierra llena de encanto y lugares de cuento…donde, cuando menos te los esperes, un duende te acompañará de la mano.

Covaleda se sitúa en la llamada “Zona Verde” de la provincia de Soria. Una zona que puedes recorrer desde la capital de la provincia, Soria, hasta Abejar “La Puerta de Pinares”  en busca de la Tierra de Alvargonzález, hacia la Laguna Negra, Montenegro de Cameros, el punto de nieve de la zona en lo alto de Santa Inés o el nacimiento del Duero, pasando por hermosos pueblos de piedra como Molinos, Salduero, Covaleda o Duruelo de la Sierra desde los que puedes acceder a sendas y rutas al Pico de Urbión.

Covaleda está inmersa en una rica y espectacular zona de pinares. Pino albar, pinos de negral, pinos centenarios, hayas, robles, abedules y muchas más especies que te trasladarán a un entorno de cuento y bosques encantados.

En pleno corazón de la Sierra de Urbión, muestra un espectacular paisaje de montaña con elevados picos como Urbión (2.228 m) o Zurraquín (2.105 m) y lagunas de origen  glaciar que han dejado huella en  las lagunas  Negra, Helada y Larga, que se encuentran dentro de los Humedales Protegidos de la Unión Europea.

El río Duero recorre su camino por las laderas pedregosas y no te pierdas el impresionante desfiladero en el Paraje de los Apretaderos, o los remansos de arenas blancas y verdes praderas en sus orillas en el Paraje del Refugio de Pescadores.

Covaleda es un pueblo de raíces, de tradiciones que se transmiten de abuelos a padres y de éstos a sus hijos con un profundo sentimiento de todos los vecinos del pueblo.

Hay muchas tradiciones que no puede perderse ningún viajero que venga a los pinares y que os iremos descubriendo

Folklore

·         La Jota y La Rueda de Covaleda: bailes típicos que desde niñas y jovencitas han bailado en las calles y las plazas del pueblo los domingos y festivos pues, Covaleda, siempre ha sido un lugar alegre donde la Banda de Música siempre ha sido un punto clave para nuestras tradiciones. Ahora, son las mujeres más mayores quienes se han encargado de enseñar a los más pequeños y las nuevas generaciones. Para conocer este tradicional baile pinariego, no puedes faltar el 11 de Agosto de cada año, donde todo el mundo se viste con el traje típico “La Piñorra” para celebrar la festividad de San Lorenzo, del 9 al 13 de Agosto.

·         Las Cofradías: en Covaleda también hay dos cofradías religiosas, El Dulcísimo Nombre de Jesús y los Gloriosos Mártires San Fabián y San Sebastián que celebra su fiesta los días 19, 20 y 21 de Enero de cada año.

·         Pingar el Mayo: Una tradición que ha vuelto a ser recuperada por los más jóvenes del pueblo celebrándose el 3 de Mayo. Los mozos van al monte a cortar un pino que posteriormente tuviese una buena venta. Este pino se pinga con la fuerza de los jóvenes y con unos palos y sogas para evitar que sea tirado por el viento.

·         Corpus Christi: Quince días después de la Anunciación (Mayo), las calles del pueblo se visten de flores, de altares y alfombras de pétalos para recibir a los bebés recién nacidos que son bendecidos acompañados de los niños que cada año hacen la Comunión. La banda de música paseando por las calles hace que se convierta en una tradición muy especial.

·         Semana Santa: Covaleda huele a silencio, a incienso y las calles se visten de gala para recibir la procesión del Santo Entierro, celebrada el Viernes Santo. La Cofradía de Nuestro Señor Jesucristo Crucificado y la Cofradía de La Soledad visten sus hábitos para la ocasión. Las calles se visten de negro y morado. Procesión del Domingo de Ramos, Subida del Paso de la Cofradía a la Iglesia parroquial (miércoles santo), Santos Oficios y Velatorio a Nuestro Señor Jesucristo (Jueves Santo), Procesión del Santo Entierro y Procesión del Silencio (Viernes Santo). La fiesta de la cofradía se celebrará todos los años el Domingo de Pasión con Misa de Comunión.

·         San Quirico y Santa Julita: Los días 15 y 16 de junio se celebran la fiesta en honor a los mártires Quirico y Julita, madre e hijo, que dan nombre a la iglesia parroquial.

·         Subida del Belén al Urbión: Una tradición que desde hace años se celebra el domingo antes de Navidad. Los montañeros y aficionados suben andando hasta el Pico de Urbión, donde se coloca un Nacimiento. Este esfuerzo es recompensado con una comida típica en un restaurante de la zona: migas de pastor y chuletas asadas junto a una buena copa de vino y un ambiente entrañable dan la bienvenida a la Navidad.

·         Romería hasta la Virgen de Lomos de Orios: se celebra a principios de Julio. A las 6 de la mañana, desde la ermita de La Virgen del Campo (Covaleda) se ponen en camino para subir por la Tejera hacia Bocalprao, donde se coge el camino que lleva a la Virgen. Allí en Bocalprao hay una ornacina con la Virgen de los Lomos de Orios y con unas palabras de ánimo a los peregrinos. Es una jornada dura, no sólo por las horas de camino que se acumulan a la espalda, sino también por el desnivel del terreno que no deja de subir y bajar en todo el camino. Una vez que llegan a la ermita, los peregrinos descansan y entran a rezar y dar gracias a la Virgen por haber superado esa prueba. Después les espera una comida que les haga reponer fuerzas, para posteriormente disfrutar de una merecida siesta.

·         Los Quintos: antiguamente, los mozos que iban a ir a la mili, eran tallados en este día. Ahora la tradición sigue viva y cada año, el primer domingo de Marzo, los jóvenes que cumplen 18 años celebran su mayoría de edad. Cohetes, música, comida y bebida se alargan hasta altas horas de la madrugada momento en el que los quintos pintan sus nombres en alguna de las calles del pueblo.

 

Senderismo y rutas: si lo tuyo es hacer senderismo y buscar rutas naturales donde perderte… has llegado al lugar perfecto. En la zona de Covaleda encontrarás todo lo que estás buscando. Senderos de ensueño, paisajes de cuento, ríos espectaculares, parajes naturales impresionantes, fuentes, miradores y refugios, rincones perdidos, pinares y bosques, lagunas encantadas…

Covaleda tiene algo mágico. Nuestros pinares están llenos de vida, de alma, de valles, de fuentes, de montañas, de misterios y de historias. El Duero es el protagonista de gran parte de nuestros rincones y su nacimiento en el Urbión hace que te invite a seguir su huella.

A través de estas rutas vas a poder vivir experiencias nuevas, sensaciones que te harán sentir la naturaleza, descubrir paisajes, gentes, pueblos, rutas y rincones hasta ahora desconocidos.

Las fiestas de la zona son dos:

·         San Quirico y Santa Julita (15-16 junio): son los patrones de Covaleda y en su honor se celebran estas fiestas patronales en las que una procesión lleva a los santos por las calles del pueblo y en las que no falta la música por las calles, las comparsas de gigantes y cabezudos, las degustaciones de productos típicos de la zona y la diversión garantizada por la alegría y hospitalidad de sus gentes.

·         San Lorenzo (9-13 agosto): son las fiestas mayores en honor a San Lorenzo y en ellas vas a encontrar fiesta y tradición al más puro estilo de la localidad. Cinco días de fiesta con los habitantes en sus trajes típicos de piñorra y piñorro, procesiones con el santo por el pueblo, actos religiosos con destacadas personalidades religiosas, música con el tradicional concierto de la Banda de Música Local, pasacalles y bailes públicos, partidos de pelota donde se ve la afición de este pueblo por este deporte y que reúnen a numerosas personas, su tradicional “caldereta” que reúne a vecinos y turistas en un paraje natural muy especial, el paseo de las antorchas que recorren el pueblo al anochecer y que son apagadas al llegar a la plaza antes de que empiecen los fuegos artificiales.